PERIODONCIA

La enfermedad periodontal es una enfermedad que va afectando progresivamente a los tejidos de soporte del diente, tratarla en sus estadíos iniciales es fundamental ya que sus consecuencias en estados avanzados de la misma son irreversibles. Esta enfermedad comienza afectando a los tejidos más superficiales llegando hasta los más profundos. En el origen de la enfermedad intervienen múltiples factores (hormonas, medicamentos, enfermedades generales, etc…) La más frecuentemente es la producida por el acúmulo de placa bacteriana y cálculos en la superficie de los dientes. La placa bacteriana está formada por un conjunto de microorganismos o bacterias y por la placa dentaria, que es una sustancia pegajosa formada por residuos de alimentos y algunas sustancias químicas que contiene nuestra saliva.

Estas bacterias penetran en los tejidos debilitándolos y provocando su inflamación hasta producir una destrucción progresiva de los mismos, mientras que el sarro también desempeña un papel muy importante, ya que además de contribuir al soporte de los microorganismos, irrita la encía.

El tratamiento de la enfermedad periodontal ya establecida es complejo y requiere sobre todo que el paciente este bien informado y motivado para que comprenda que de él depende fundamentalmente que la enfermedad detenga su evolución y se consiga un resultado estable.

En un principio se intentan resolver situaciones de urgencia (abscesos, supuraciones, etc…) y sanear el resto de la boca (obturaciones, endodoncias y extracciones que sean necesarias). Se realizará entonces una limpieza del sarro situado por encima del nivel de la encía y varias sesiones de raspaje para eliminar el sarro que se introduce dentro de las bolsas periodontales que se forman entre la encía y el hueso.

Después de evaluar los resultados e una primera fase de tratamiento se estudia la necesidad de realizar un nuevo raspaje en unos 6 meses. Si con ello no mejora la situación del paciente se pasa a una segunda fase.

La segunda fase de tratamiento es quirúrgica, consiste en abrir la encía para conseguir un mejor acceso a las raíces dentarias y eliminar así más fácilmente la placa bacteriana , el sarro y el tejido periodontal enfermo.

Si esto no diera resultado habría como última opción realizar las extracciones que fueran necesarias. Una vez controlada la enfermedad es muy importante aplicar una tercera fase de mantenimiento consistente en revisiones periódicas para evitar una recaída y mantener motivado al paciente.

ENCIA SANA

Se caracteriza por una encía rosada, de aspecto de piel de naranja y esta adherida al diente

GINGIVITIS

Es una inflamación leve de la encía, no afecta todavía al hueso, las encías puede tener un aspecto normal, aunque los signos más habituales son:

– Enrojecimiento e inflamación de las encías.
– Sangrado al cepillar los dientes.
– Mal aliento.

La inflamación puede lesionar las fibras que sostienen la encía contra el diente. Este estado de la enfermedad es reversible puesto que aún no existe destrucción de tejidos. La gingivitis establecida puede permanecer durante años sin continuar su evolución.

Si no se soluciona el problema o disminuyen las defensas la gingivitis puede evolucionar hacia periodontitis.

PERIODONTITIS INICIAL

En esta fase de enfermedad hay pérdida de soporte de la encía sobre el diente. Se forman unas bolsas alrededor del diente que cuesta mantener limpias de placa.

Parte del hueso adyacente esta destruído por toxinas de la placa dental.En este momento el paciente puede empezar a notar movilidad en los dientes, aumentando progresivamente cuanto más avanzada este la enfermedad llegando a perder las piezas.

El tratamiento dental adecuado y una buena higiene puede detener la evolución de la enfermedad.

PERIODONTITIS MODERADA

Se ha perdido la tercera parte de hueso de soporte a la vez que la adherencia de la encía. La bolsa periodontal cada vez es mayor.

En esta etapa es necesario un tratamiento dental y un buen cuidado de higiene bucal en casa para detener el progreso de la enfermedad.

PERIODONTITIS SEVERA

Se ha perdido más de la mitad del hueso original de soporte. Las bolsas tiene una profundidad aún mayor que en la fase moderada de la enfermedad, y el margen de la encía se puede retraer hacia la raíz.

En algunos casos es necesario reemplazar el hueso perdido por medio de técnicas quirúrgicas avanzadas, tratamiento profesional y un buen cuidado de higiene oral.

CIRUGÍA GUIADA

Con la técnica de colocación de implantes dentales guiados por ordenador es posible colocar los implantes dentales de forma sencilla, rápida y cómoda sin necesidad de abrir la encía ni dar puntos de sutura.

Con las tecnología actualmente disponibles en implantologia, se puede planificar las intervenciones de implantes dentales antes de hacerlas mediante un TC y un ordenador para fabricar una plantilla para ayudar a colocar los implantes dentales sin abrir la encía, un procedimiento que ahorra tiempo y se conoce como implantologia guiada por ordenador.

El software permite saber la posición exacta en la que podemos colocar el implante dental de acuerdo al hueso disponible del paciente.

Una vez que sabemos donde queremos colocar los implantes dentales se fabrica una férula quirúrgica que nos guía en su colocación.

Clínicas Rincón Dental emplea esta técnica de implantología mínimamente invasiva, innovadora que no necesita puntos y que ha simplificado la colocación de los implantes mediante la previa planificación por ordenador,de la posición en la que los implantes serán colocados en boca ,sin necesidad de realizar incisiones y suturas como normalmente se realiza en la cirugía convencional. Sin embargo, el programa puede ser usado únicamente para planificación y diagnóstico si así se desea.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar