IMPLANTES DENTALES

Siempre debemos intentar mantener el mayor número de piezas dentales en la boca, pero en ocasiones sufrimos la pérdida de alguno a consecuencia de caries, enfermedades de las encías, accidentes, etc.. En estos casos existe la opción de colocar implantes.

¿QUÉ ES UN IMPLANTE DENTAL?

Los implantes dentales son unos pequeños dispositivos que se ubican en el interior de los maxilares y que tienen por objeto sustituir a la raíz del diente que hemos perdido, están fabricados en titanio puro, un material biocompatible que favorece que sea aceptado por nuestro organismo.
Los implantes se unen al hueso mediante un proceso denominado osteointegración, que dura entre 3 y 6 meses, esta sustitución mediante implantes favorece a que no perdamos hueso y se mantenga su estructura.
Una vez que transcurre este tiempo se llevará a cabo la fabricación y colocación de sus nuevos dientes.

¿QUÉ DIENTES PUEDES SER REEMPLAZADOS POR UN IMPLANTE DENTAL?

– Dientes aislados.
– Espacios grandes.
– Pequeños espacios dentales.
– Mandíbulas desdentadas.

¿CUÁL ES EL PERFIL DE UN PACIENTE PORTADOR DE IMPLANTES?

Para poder optar a la colocación de implantes el paciente debe someterse a una revisión completa del estado de su boca y a un estudio radiológico para evaluar la calidad y cantidad del hueso. No hay edad límite para la colocación de implantes siempre que sea a partir de los 18 años aproximadamente.
La boca debe estar sana antes de iniciar cualquier tratamiento, es un factor importante que garantiza el éxito del tratamiento. El tabaco no favorece nada al tratamiento, por el contrario puede perjudicar la evolución positiva del mismo contaminando los tejidos y evitando que se produzca la correcta aceptación del implante por parte del organismo.

Tan importante es tener la boca sana, como el mantenerla, los implantes requieren una higiene en el paciente portador muy meticulosa haciendo posible que el tratamiento dure por muchos años.
Este tratamiento no se recomienda en pacientes con dependencia de alcohol o drogas. Y en pacientes con enfermedades y tratamientos que puedan intervenir en la cicatrización normal de los tejidos tras la cirugía.

VENTAJAS DE LOS TRATAMIENTOS CON IMPLANTES DENTALES

– No se produce pérdida ósea, dando buen aspecto.
– Evitamos daños en los dientes sanos adyacentes.
– Ofrece la posibilidad de volver a disfrutar de una gran variedad de alimentos.
– Es fácil de mantener como los dientes naturales, simplemente con una buena higiene y las revisiones periódicas.
– Es un tratamiento de larga duración.
– Te ahorrara costes futuros.
– Aumentará la confianza en ti mismo ante situaciones incómodas con dentaduras que no son fijas.

INCONVENIENTES DE LOS TRATAMIENTOS SIN IMPLANTES DENTALES

– Pérdida ósea progresiva.
– Limitaciones en su comodidad y su estética.
– Limitaciones en la elección de alimentos.
– Necesidad de incómodos adhesivos dentales.
– Tratamientos a medio y corto plazo.
– Gastos recurrentes.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar